Inicio > Social > Hoy es 11 de Septiembre

Hoy es 11 de Septiembre

Salía de mi secundaria, en 2 grado, y me dirigía a la casa de un amigo a jugar game cube me parece, era lo mas nuevo en ese momento, al llegar a su casa me abrió su mama y me dijo, que habían atacado las torres gemelas, a luchas y las conocía yo en ese entonces, eran imágenes fuertes, pero aun no asimilaba el daño, cuando ya me fui de su casa y llegue a la casa de mi abuelita, las noticias eran las mismas, habían atacado las torres gemelas, entonces ya me di cuenta de lo grabe lo horrible que fue el evento, todo el día esa fue la nota, recuerdo que eran las 12 de la mañana y termino hechos y seguía ventaneando, supuse que los chismes tenían que pasar pero no fue así, Paty Chapoy con su equipo siguieron cubriendo la nota, algo fuera de lo normal y no se porque así lo hicieron pero así paso, ha sido el primer ventaneando donde el tema era una noticia seria y no chismes, poco a poco fue saliendo información a la luz hasta llegar a la conclusión que seria casi imposible que las torres se cayeran por un avión, entonces empezaron las teorías de conspiración con bases mas reales que el oficial a que paso ese día y porque se cayeron las torres gemelas.

La duda…

¿Fueron los ataques cometidos el 11 de septiembre en EU, el mayor acto terrorista de la historia o un complot inteligentemente urdido?

Hoy a 8 años de los ataques que cambiaron la historia Estados Unidos y el mundo y que han dejado unas secuelas de guerra interminables, sigue sin haber una versión oficial sobre los atentados.
No se ha abierto investigación judicial alguna sobre los ataques ni la menor investigación parlamentaria. No hay más que una versión gubernamental recogida en un informe presentado por una comisión presidencial.

La versión oficial

Según el Gobierno estadounidense, sólo podría haber un autor de tan atroz ataque, el enemigo número uno de EU, Osama Bin Laden.
Para los ojos del mundo, él era el culpable y debía ser castigado, al igual que el país que lo cobijaba, Afganistán.
Según la explicación “oficial” del Gobierno, los acontecimientos, el 11 de septiembre de 2001, 19 agentes secretos de Al-Qaeda, con una experiencia mínima como pilotos, secuestraron cuatro aviones en la costa este de Estados Unidos.
Y al no encontrar ninguna defensa estadounidense operativa que los detuviera consiguieron estrellar dos aviones contra las Torres Gemelas, uno contra el Pentágono en Arlington, Virginia, y un cuarto en un campo de Pensylvania.
Todo indicaba que Nueva York había sido víctima de un ataque terrorista planeado por la red Al Qaeda.
Pero para los ojos de algunos aun había dudas, incógnitas que debían ser resueltas.

LAS TEORÍAS DE LA CONSPIRACIÓN

Tras los ataques del 11-S en la red se colaron sitios en los que se hablaba de una conspiración. Diversos investigadores, científicos y profesores en física se abocaron a buscar por su cuenta aquella verdad que no se había dicho.
En general, en estas teorías se cuestiona la posibilidad de que un Boeing 757 hubiera embestido contra el Pentágono; que las Torres Gemelas o la Torre Nº 7 del World Trade Center hubieran podido derrumbarse como lo hicieron a raíz del impacto de los aviones, y no como consecuencia de la colocación de cargas explosivas, en una demolición hecha a control remoto; que en el vuelo 93 de United hubiera existido un enfrentamiento entre los pasajeros y los terroristas.
Por lo general la mayoría de los investigadores afirman haber encontrado incongruencias que ponen en duda toda la versión gubernamental. Algunas de las supuestas inconsistencias que los críticos mencionan serían el hecho de que, en teoría, era imposible que un avión pudiera acercarse al Pentágono sin accionar las defensas antiaéreas o que el FBI hubiese localizado el pasaporte intacto de uno de los terroristas dentro de los restos del WTC.
Ahora basándonos en esas conspiraciones tenemos a Morgan Reynolds, un antiguo economista de la administración de George W. Bush, ha sido el único funcionario de más alto rango que ha decidido dar un paso adelante en criticar la actuación del Gobierno durante el 11-S, diciendo que la historia presentada a los estadounidenses y al mundo era “falsa” y que las torres del WTC fueron probablemente víctimas de una demolición controlada, su opinión fue publicada el 13 de junio de 2005 en el Washington Times.
Siguiendo esa línea nos encontramos con la opinión del profesor David Ray Griffin, autor del libros como Desenmascarando el 11-S y Omisiones y manipulaciones de la Comisión Investigadora, publicado el 4 de noviembre de 2006.
Griffin afirma haber encontrado al menos 115 fallos lógicos graves en la versión “oficial” de los atentados.
En general, en estas teorías se cuestiona la posibilidad de que un Boeing 757 hubiera embestido contra el Pentágono; que las Torres Gemelas o la Torre Nº 7 del World Trade Center hubieran podido derrumbarse como lo hicieron a raíz del impacto de los aviones, y no como consecuencia de la colocación de cargas explosivas, en una demolición hecha a control remoto; que en el vuelo 93 de United hubiera existido un enfrentamiento entre los pasajeros y los terroristas.

El comportamiento del Presidente

¿Qué piensa usted de la reacción del Presidente Bush el día del ataque?
El paradero del Presidente la mañana de los ataques se había hecho público, y aún así, después de que el segundo avión se estrellara contra el WTC, el servicio secreto permitió al Presidente seguir durante 10 minutos leyendo un cuento sobre una cabra en un aula de Florida.
Después se lo llevaron a una base de la fuerza aérea en Louisiana y de ahí a otra en Nebraska y no lo llevaron a Washington sino hasta mucho después.
El columnista conservador de The New York Times, William Safire, escribió que lo que le perturbaba era el porqué los agentes mantuvieron tanto tiempo expuesto a un ataque.
Aparte está el hecho de la extraordinaria sangre fría de que hizo gala para continuar la lectura del cuento sin apenas inmutarse, tras ser informado de que “Norteamérica estaba siendo atacada”.
Una investigación a fondo de los eventos del 11 de septiembre del físico Steven E. Jones, profesor de la Universidad Brigham Young, concluyó que la explicación oficial para el derrumbe de los edificios del Centro Mundial de Comercio resulta inverosímil según las leyes de la física.
Jones citó el completo, rápido y simétrico desplome de las torres del WTC ; las explosiones horizontales evidenciadas en las películas de los derrumbes; el hecho de que la antena cayó primero en la torre del norte, sugiriendo el uso de explosivos en las columnas de la base; y las grandes piscinas de metal fundido observadas en las áreas del sótano de ambas torres.
Según Jones el WTC 7 edificio que colapsó sin haber sido golpeado por ningún avión, albergaba dependencias del Servicio Secreto de EU, del departamento de Defensa, Servicio de Inmigración y Naturalización, Comisión de Seguridades e Intercambio de EU y de la Agencia Central de Inteligencia y que tras los atques todos los documentos de dichas dependecias desaparecieron.
¿Qué acaso trataban de ocultar algo?.
Según Jones y siguiendo las leyes de la física nunca ningún edificio de estructura de acero colapsó debido al fuego, antes o después de las torres del WTC.
Según el profesor nunca fueron analizadas por FEMA, NIST o la Comisión 9/11.
Según David Ray Griffin quien puso en tela de juicio la versión oficial de la administración Bush acerca de esos acontecimientos.
La idea de que Estados Unidos fue atacado por terroristas extranjeros el 11 de septiembre fue utilizada para justificar la guerra contra Iraq y mil cosas más.
El resultado de ello es que Estados Unidos convirtió al mundo en un lugar mucho más peligroso después del 11-S.
Otro autor el libro “La Gran Impostura”,el periodista de investigación Thierry Meyssan, publicó artículos en los que dejaba al descubierto que todo lo ocurrido en el mundo en los últimos años en EU no era más que la puesta en escena de una falsa confrontación entre los Bush y Bin Laden que no tendría otro objetivo más que reorientar la política petrolera mundial a favor de los intereses del sector energético de los estados Unidos.
Además fue la base para justificar la nueva legislación, como la Patriot Act, que es considerada por muchos una herramienta para infringir libertades civiles.
Entonces, podemos preguntarnos de nuevo, sería Bush capaz de planear tan horribles ataques?
¿Qué fue realmente el 11-S? Un gigantesco crimen de Estado utilizado.
¿Sería a caso todo una operación de guerra sicológica diseñada para estimular el deseo de venganza del pueblo norteamericano y que conseguir así que aprobara la intervención bélica?.
Tal ves eso nunca lo sabremos, sólo esperamos que los familiares de las víctimas algún día puedan tener paz y resignación ante tan atroz ataque.

http://www.noroeste.com.mx/publicaciones.php?id=510359&id_seccion

Categorías:Social
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: