Inicio > amor > Las relaciones

Las relaciones

Hola, dios!!! cuantos días llevo abandonado el blog 😦 la uni tiene la culpa y tmb de que me cortaron el inter, siguiendo con el tema del amor, digo hay que llenar de artículos la nueva seccion de AMOR y este me gusto mucho, de acuerdo en lo que se dice, después de este, pondré el que nunca puse en mi blog, es decir el de la piiii que a mi ayudo en piiiiiii y la neta esta muy padre y ya después de eso tan tan tan…. Un especial de..si, puchas !!! bueno mientras aquí el de las parejas, espero les sirva.

Piii, denoto tono de censura estilo tv….piii

“Si amas algo, déjalo en libertad. Si vuelve, es tuyo. Y si no, nunca lo fue”
(Proverbio oriental)

Las Relaciones Necesarias
El hombre es natural y necesariamente relacional: nace y crece, vive y muere en relación con otras personas y otros seres, en una interdependencia insoslayable. YO-SOY-YO-EN-RELACION con los demás y con lo demás, y no puede ser de otra manera; Ser PERSONA significa ser CON-OTROS.

Tal vez sea eso lo que quería decir José Ortega y Gasset al afirmar: “Yo soy yo y mi circunstancia”. O como ha dicho un pensador contemporáneo a modo de glosa: “Lo que soy no sería sin la circunstancia social que me reconoce e inmortaliza” (F. Savater).

Así pues, el mapa de nuestras vidas puede ser visualizado simbólicamente como una red interminable de conexiones más o menos fuertes con otros seres humanos que nos necesitan y a los que necesitamos para sobrevivir y para vivir. “Yo sólo existo en compañía de mi prójimo; solo, no soy nada”, ha dicho con toda razón el teólogo A. Torres Queiruga; y este mismo filósofo citado, tachado de individualista, cuerdamente nos recuerda que “es idiota quien cree que puede ocuparse bien de sí mismo cuando se despreocupa de todo lo demás que le rodea” (F. Savater).
Los zapatos que calzo, el vestido que llevo, la casa que me cobija, el pan que me alimenta, el libro que me enseña, etc., etc. me remiten a otros seres humanos (muchos probablemente desconocidos) que han hecho posible la existencia de esos zapatos, ese vestido, esa casa, ese pan, ese libro… que yo reclamo como exclusivamente míos y que no lo son.

La interdependencia se acentúa cuando consideramos el desarrollo integral de la persona. Nos es literalmente imposible crecer y madurar como personas sin la colaboración de otra u otras personas. “Así como las manzanas maduran con el sol, los hombres maduramos en presencia de otra persona, en colaboración con ella” (G. Torrente Ballester). Ojo: “Presencia y Colaboración”, NO Dependencia o Imposición.

De entre las innumerables relaciones que tejen la urdimbre de nuestra existencia, esta vez prestaremos atención a las relaciones amorosas de pareja y de amistad íntima. En ambos casos, tan ricos y tan enriquecedores, acechan también peligros que las pueden deteriorar y aun destruir. Y aunque son diferentes, lo que a continuación sigue puede adaptarse provechosamente a ambas.

Las Relaciones Peligrosas
La cita inicial nos invita a dejar en libertad a quienes amamos. Dejar al otro “a ser libre” conlleva el riesgo de que ese otro u otra se aleje tanto que el hilo que nos unía se vaya adelgazando hasta el punto de romperse. Si sucede tal cosa, tal vez la razón esté, como sugiere la cita, en que la fortaleza de la relación era más aparente que real.

El peligro opuesto en una relación amorosa es que una de las partes intente absorber a la otra y poseerla exclusivamente, de tal manera que ya no haya una relación entre dos personas únicas, libres y autónomas. Ninguna persona que se aprecie quiere abdicar de ser quien es cuando se adentra en una relación íntima. Y aunque esté dispuesta a unirse con la otra, no está dispuesta a fundirse con la otra y desaparecer en ella. Quiere, con todo derecho, mantener su intransferible autonomía como persona, soñar sus sueños, proyectar sus proyectos, dar alas a sus aspiraciones personales.

Está dispuesta, sí, por amor, a adaptarse en libertad, a potenciar y ser potenciada, y a colaborar en un proyecto común, dialogado y consensuado. Como dice Saint-Exupéry, dos personas se aman no sólo cuando se miran amorosamente la una a la otra, perdiendo de vista al resto del mundo, sino también cuando miran juntas en una misma dirección.

Se dice a veces que los matrimonios y amistades íntimas que duran son aquellos en los que uno de los cónyuges o amigos se resigna a ser la sombra del otro, la voz de su amo. ¿Tiene que ser así? ¿Conviene que sea así? ¿No puede ser de otra manera? Intenta responder sinceramente a estas preguntas a la luz de tu propia experiencia.

Las Relaciones Enriquecedoras
Damos por supuesto, para comenzar, que para que una relación interpersonal sea provechosa se ha de fundar en el respeto: respeto a sí mismo, respeto a la otra persona, respeto a la relación.

Pocas formulaciones de lo que aquí entendemos por “relaciones enriquecedoras” me parecen más afortunadas que la de Virginia Satir, importante psicoterapeuta especializada en la familia. Dice así:

Quiero amarte sin asfixiarte,
apreciarte sin juzgarte,
unirme a ti sin esclavizarte (me),
invitarte sin exigirte,
dejarte sin sentirme culpable,
criticarte sin herirte,
ayudarte sin menospreciarte.
Si puedo tener lo mismo de ti,
entonces nos podemos
realmente encontrar
y enriquecernos mutuamente.

Esta declaración de intenciones, tan admirable como difícil en la vida cotidiana, apenas necesita aclaración o comentario. Lo que requiere es un esfuerzo denodado y continuo para ponerla en práctica.

Sin embargo, para facilitar esa práctica, comentemos brevemente algunas de sus frases lapidarias.

* “Amarte sin asfixiarte”: el amor es peligroso. Su ímpetu puede ser tan arrollador, tan invasor, tan posesivo, que mutile o aniquile a la persona amada.

* “Apreciarte sin juzgarte”: el aprecio genuino y equilibrado de las conductas del otro alienta, anima, sustenta. Los juicios globales de su persona son tan injustos como ineficaces.

* “Unirme a ti sin esclavizarte (me)”: el amor tiende a la unión de las personas que se aman, pero puede caer en la trampa de querer esclavizar la una a la otra, con grave detrimento de la relación.

* “Invitarte sin exigirte”: el amor, o se da libremente o no es amor verdadero; por tanto, el amor crece no por imposición, sino por invitación.

* “Dejarte sin sentirme culpable”: si por “dejarte” entendemos un distanciamiento temporal y provisional, que puede ser saludable para la relación, está claro que no hay por qué sentirse culpable. Pero si entendemos una separación definitiva, la frase puede ser también aplicable a situaciones extremas: si el amor se ha extinguido realmente, ¿no sería mejor dar por terminada la relación?

* “Criticarte sin herirte”: en el contexto de una relación amorosa, me atrevo a decir como Martín Descalzo, sólo tenemos derecho a criticar al otro si lo amamos de verdad y, por tanto, tenemos la obligación de hacerlo con amor, indicando lo negativo de la conducta del otro sin descalificar hirientemente la globalidad de su persona.

* “Y ayudarte sin menospreciarte”: ayudar y dejarse ayudar desde la igualdad compartida es enriquecedor. De lo contrario fácilmente se insinúa el menosprecio, que tanto puede dañar una relación.

En otro lenguaje, una relación de pareja es enriquecedora si en ella priman la fidelidad, la confianza sincera y la libertad mutua. Fidelidad de corazón y libertad de hecho, pues “dos personas se aman sólo cuando son realmente capaces de vivir la una sin la otra, pero eligen vivir la una con la otra” (M. Scott Peck).

Una relación de amor es enriquecedora cuando cada una de las personas implicadas deja a la otra ser como es, sin empecinarse en que cambie y sin forzarla ni manipularla para que cambie, siempre y cuando sus actitudes no afecten negativamente la relacion; cuando, además, está siempre dispuesta a colaborar en cambios deseables, posibles y sobre todo de buena fe.

Reflexionemos sobre aquella anécdota que Tony de Mello cuenta en “El canto del Pájaro” con éstas (o parecidas) palabras:

Durante años, fui un neurótico sin remedio, y todo el mundo me decía una y otra vez que tenía que cambiar por mi propio bien. Y entonces yo me enfadaba, me sentía culpable y no lograba cambiar.

Lo peor era que mi amigo del alma también me exhortaba a que cambiase, pero con él no me podía enfadar, y me sentía triste e impotente.

Hasta que un día mi mejor amigo me dijo: “No cambies, no cambies. Te quiero tal como eres, y nunca dejaré de quererte aunque no cambies”.

Sus palabras “No cambies… Te quiero tal como eres…” me sonaban a gloria, y me sentí liberado interiormente de un gran peso; y ¡oh maravilla! CAMBIÉ.

Ahora, sobre la confianza, siempre se da por primer término que los hombres son los que provocan la desconfianza, los que provocan las rupturas de pareja, los que encienden la mecha a una bomba que termina por extirpar una buena relación entre las parejas, pero ¿Por qué se dice esto?

¿Es cierto que los hombres le tenemos miedo al compromiso? ¿Nos asusta comprometernos? ¿Somos capaces de tener una relación seria? La respuesta a todas estas preguntas es un SI rotundo, pero las razones son mucho menos evidentes…

Una relación amorosa está llena de abrazos, besos, complicidad y demás zarandajas. Sí, eso lo sabemos todos. Pero, sobre todo, una relación amorosa seria derrocha esa arma de doble filo llamado “confianza”. No se dejen engañar, una cosa es contarse uno a otro sus anécdotas, experiencias y demás, al hecho de tener fe y buena voluntad en él o ella. La desconfianza es lo que acaba con una pareja.

¿Sabes por qué los magos jamás revelan sus trucos? Porque es necesario creer en la magia. Necesitamos tener fe para maravillarnos con lo espectacular o hermoso del acto de magia que vemos.

Sin embargo, en la pareja, tenemos la imperiosa y errónea necesidad de creer en la perfección, al menos aparente, de nuestra pareja. Por eso jamás debemos dejar que la desconfianza termine matando la magia. Pasado el tiempo, cuando la confianza, se abra camino en nuestra relación, desaparecen todos esos detalles que nos hacían creer en la magia y aparecen esos otros que nos hacen ver la cruda realidad.

Recuerda esto: se empieza por un chándal y se sigue con una bata y, me es igual que la bata sea de etiqueta, una bata es una bata y siempre será una prenda de abuela.

Cuando la bata entra en una relación, por supuesto, de la mano de la confianza, estamos a medio paso de encontrarnos con que somos dos los que no nos depilamos las piernas en la pareja. Y cuando eso pasa, ya no hay truco de magia que valga.

Cortesía de Gallagher

cortesia de hazmeelchingadofavor.com

Anuncios
Categorías:amor
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: